AC MILAN 1-1 MANCHESTER UNITED (8-9 en penaltis)

Es época de partidos atractivos de pretemporada. En otra época, un Milan-United habría sido masivamente visto por los amantes del fútbol en cualquier circunstancia. Ahora, las bajas de las estrellas de unos y el bajón de calidad de otros han hecho de este duelo un tanto descafeinado. Aún así, hemos disfrutado de conjuntos bastante rodados y con pinceladas de lo que puede ser su trayecto en las respectivas ligas.

Como cada año, las giras estadounidenses de los equipos europeos coinciden y la International Champions Cup citó en Los Ángeles a ambos. José Mourinho alineó su mejor once posible con los jugadores de que disponía haciendo uso de un novedoso 5-2-3, otro de sus recursos para hacerse más imprevisible de cara a la Premier League. Pese a tener delante un equipo más reconocible, los diablos rojos sacaron su gen más competitivo.

En un partido donde la profundidad brilló por su ausencia, la calidad individual se impuso sobre todo lo demás. Mata, Suso, Alexis y Calhanoglu deleitaron a los presentes con toques de fantasía en una primera media hora de mucho nivel. Sin embargo, el rigor táctico prevaleció con un bloque muy hundido. Ni Darmian ni Shaw se incoporaban con asiduidad ni McTominay conseguía ganarse su hueco en el partido.

Ya desde el primer momento, el AC Milan dio claros síntomas de inseguridad al sacar el balón desde abajo con pérdidas de Locatelli gracias a una presión alta acertada. En el minuto 11 y tras un saque de portería, Mata prolongó el salto de McTominay y Alexis se plantó ante Donnarumma. El chileno le engañó e hizo el 1-0 dejando a Musacchio en evidencia tras ganarle la espalda. A pillo no le gana nadie y, más tarde, intentó sin suerte el gol olímpico.

El ataque en estático y lento de los italianos parecía inocuo respecto a los intereses de los rojos. Sin embargo, fue el capitán Bonucci quien dibujó un pase que rompió dos líneas y dejó a Suso solo para que batiera a Grant. Pese a que los ingleses llegaban con pocos efectivos al área rival, siempre terminaba jugadas ya fuese con remates imprecisos como la volea de Alexis o tiros desde la larga distancia como el de Andreas Pereira. El dominio territorial siempre fue del ManU. Antes del descanso, Grant mostró sus credenciales para la portería de los de Manchester con una brutal parada a bocajarro a un remate de Kessié.

A la vuelta de los vestuarios, el cansancio fue haciendo mella entre los jugadores y las oleadas con llegadas al área tuvieron como desenlace contínuas pérdidas. Si bien Suso gozó de alguna oportunidad con su habitual descaro para encarar, ahora las piernas empezaban a pesar. Pasaron 20 minutos cuando Calhanoglu empezó a dominar el partido desde el volante. Borini y Cutrone se alimentaron de ello mientras Andreas y Ander Herrera perseguían sombras y únicamente podían precipitar balones largos.

Entonces, el turco se vistió de gala como si fuera la estrella en el Paseo de la Fama y asistió a Borini para que la enviara al palo. La línea de 3 con Smalling, Bailly y Tuanzebe dejaba muchas dudas y espacios a la espalda y en finalización. Además, los movimientos de Cutrone los descolocaba y hacía transparente todas sus carencias. Ese cambio de mentalidad por falta de frescura ( Mourinho realizó dos cambios) no provocó la falta de ocasiones de gol. Luke Shaw se sacó un latigazo entre un mundo de piernas, que obligó al debutante Pepe Reina a lucir sus reflejos.

También Pereira lanzó un balón a la carrera de Alexis, que contemporizó para la llegada del burgalés Mata, y éste definió flojo a las manos de Reina. Poco a poco, se fue diluyendo la magia de los jugadores debido a la humedad reinante. Gatusso dio la oportunidad a Kalinic de jugar sus últimos minutos con la ‘rossonera’ ante su presumible salida al Atlético de Madrid.

Los penaltis pusieron de manifiesto la gran relación entre Mourinho y Gatusso y el gran estado de forma de Reina, que hasta marcó uno de ellos. Aún así, los ingleses ganaron en lo secundario con una agónica tanda de 26 penas máximas que desequilibraron la balanza final.

Las tendencias conservadoras de los históricos equipos no impidieron ver un entretenido partido de fútbol. El portugués cargó de minutos a sus jugadores a expensas de los refuerzos mundialistas. De cara al tempranero inicio de la Premier, quedan muchas incógnitas. ¿Ese 5-2-3 será permanente? ¿Serán Fred o Perisic el detonante para abrir las bandas en ataque? El Real Madrid será una buena piedra de toque para continuar viendo la evolución de este equipo que debe aspirar a todo.

Ficha técnica

AC Milan (4-3-3): Donnarumma; Abate, Musacchio, Bonucci, Calabria; Locatelli, Kessié, Bertolacci; Suso, Cutrone, Calhanoglu. También jugaron Pepe Reina, Borini, Romagnoli, Antonelli, J.Mauri y Kalinic.

Man. United (5-2-3): Grant; Darmian, Bailly, Smalling, Tuanzebe, Shaw; Ander, Pereira; Mata, Alexis, McTominay. También jugaron Fosu-Mensah, Hamilton y Joel Pereira.

Estadio: StubHub Center.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.