ACTUALIDAD PREMIER LEAGUE

LLEGAR Y BESAR EL SANTO (2-1)

The show must go on. Con este atractivo Manchester United-Leicester empezaba la liga más disputada del mundo. Menudo aperitivo, aquí ya no servían las pruebas, aquí se debían imponer los que protagonizan la galaxia futbolística. Así lo hizo Paul Pogba, quien brilló bajo las luces de Old Trafford en una noche fresca veraniega en Manchester. Para él no habían existido las vacaciones, él controló los mandos y dominó a su antojo.

Del cabreo de Mourinho y del cierre de fichajes había transcurrido muy poco. Consciente de la delicada situación, el luso no se andó con chiquitas y alineó a un once casi ideal, con jugadores como Rashford, Pogba, De Gea o Lindelof que se habían incorporado hace relativamente poco. Marcaron la diferencia. En los foxes, Puel demostraba su fondo de armario dejando a titulares como Vardy o Iborra, sin dejar de apostar por el ilusionante Maddison o Gray.

El 4-3-3 se acomodó totalmente y sobre ellos gobernó el mariscal Paul Pogba, con una pasmosa e insultante superioridad sobre todos los que vestían de corto. Sin tiempo de mostrar nada, Amartey cometió una absurda mano tras un rebote en un compañero. El improvisado lateral derecho iba a iniciar su encuentro de despropósitos que contribuyeron a la victoria de los locales. En el 2′, el mediocentro francés se pusó nervioso y la puso en la escuadra haciendo inútil la estirada de Schmeichel. Un 1-0 que condicionaba el encuentro.

La ley del mínimo esfuerzo ya estaba hecha. Ahora solamente hacía falta dejar pasar los minutos y aprovechar algún error. Podemos decir que el ataque del Leicester se basó en meter balones al área, en un ataque posicional inofensivo. Tal bombardeo no pudo mermar el trabajo de De Gea, quien siempre se mostró atento a los contínuos rechaces a disparos de Ndidi o Pereira. Si a alguien le debemos echar en cara el intermitente torrente ofensivo rojo es al desafortunado Alexis y a un Rashford lejos de su mejor nivel físico.

La injusticia fue evidente tras gozar de dos ocasiones clarísimas. La primera de Iheanacho, que se hizo espacio entre centrales y cruzó en exceso. Y la segunda, el remate de Maddison que desbarató espléndidamente De Gea. El español vuelve a su hábitat, donde no es cuestionado. Enfilábamos el túnel de vestuarios con dos modelos claros y un resultado que no favorecía el fútbol de posesión.

No volvió a entrar así el Leicester al encuentro. Y con ello y la monotonía, creció la figura de Bailly. Junto con Lindelof, ambos se convirtieron en un auténtico frontón. Cuando más atrás defendían, mayor seguridad aportaban y, por momentos, Chilwell fue la única arma ofensiva que ya con Gray habían puesto en jaque la banda de Darmian. Sin ocasiones, la intensidad de Fred y Pereira dio paso al derroche de facultades de Juan Mata. Parece estar a la sombra pero esta vez, tomó los galones para matar el encuentro.

A medida que pasó la segunda parte, el 4-4-2 que implantó Puel dejó espacios a la contra con Lukaku y con la masiva incorporación de laterales. Fue Darmian quien terminó jugada y obligó a blocar al danés Kasper. Los intentos para desarticular la férrea defensa eran inútiles, si más no, Ghezzal pudo entrar rápido a pierna cambiada sin tener socios. Sin Maddison ni Adrien, que siempre fueron el apoyo corto, la épica debía imponerse. Ahí entró la garra de Vardy ante la pasividad de Shaw, que bien le pudo convertir en villano. De Gea volvió a impedir el gol de Kelechi.

Si antes Alexis le cedió un balón a Mata que tapó con el brazo un central, ahora otra vez el chileno fue generoso y le regaló el gol a Lukaku. Sin embargo, achicó con todo Schmeichel y con suspense el balón del belga se fue a córner. 0 convicción en las filas de los del King Power para llevarse algo de Manchester. Si nadie había dormido el partido, fue la anestesia de Mata frotando el balón y dejando que Luke Shaw hiciera el resto. Otro cuestionado, otro héroe. 2-0 y fin de la historia. Con mucha efectividad pero también con cohesión.

El orgullo del Leicester permitió a Vardy rematar a placer un gran centro de Pereira que rebotó en el palo después de pasearse. Quedaba nada para enmendar la reacción tardía. Incluso Schmeichel se lo creyó y remató el último córner, sin encontrar portería ni final feliz a semejante hazaña.

3 primeros puntos que cualquiera habría firmado en el entorno de los Red Devils sabiendo del terremoto que inició Mourinho. A nadie que haya visto la pretemporada le puede extrañar el estado de forma de Bailly, Shaw, Mata o Andreas. Ni tampoco se puede pretender que no se necesite recuperar a Fellaini, Lukaku, Lingard y demás.

Que las maniobras meditadas del bueno de José engañen a nadie, que este equipo puede y va a pelear todo. “¡Que no estamos tan mal!” parafraseando a Joan Lapor

Ficha técnica

Manchester United(4-3-3): De Gea; Darmian, Bailly, Lindelof, Shaw; Pereira, Fred, Pogba (C) (m.83 Fellaini) ; Mata, Rashford, Alexis.

Leicester City(4-2-3-1): Schmeichel; Amartey (m.62 Ghezzal) , Morgan (C),Maguire, Chilwell; Adrien Silva (m.79 Iborra) , Ndidi ; Pereira, Maddison (m.62 Vardy) , Gray; Iheanacho.

Árbitro: Andre Marriner. Amonestó a Amartey y Maddison en los visitantes. A Pereira y Fred en los locales.

Estadio: Old Trafford.

Partido correspondiente a la 1º jornada de la Premier League.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.