ACTUALIDAD MANCHESTER UNITED PREMIER LEAGUE

#PremierLeague || BOURNEMOUTH 1-2 MANCHESTER UNITED: RASHFORD AJUSTICIA SOBRE LA BOCINA

La mejor imagen del Manchester United en la actual temporada se vio en el peor de los escenarios posible: el Vitality Stadium. La revelación de la temporada en Premier decreció con el paso de los minutos ante el lado más convincente de los visitantes. Mourinho manejó los tiempos del partido desde el minuto 30 hasta sentenciar sin margen de maniobra a un equipo que le superaba en la clasificación.

El ingeniero Eddie Howe sorprendió dejando de lado su sistema franquicia con el 3-4-3 para jugarle un partido directo y sin nada que guardar con dos líneas de 4 y reforzando el ataque por bandas. Algo a lo que se amoldó el modelo del United, sin Lukaku señalado por Mou, y oliendo la sangre. Martial y Shaw se aliaron para derrocar el muro de los ‘cherries’ por el flanco más débil de la defensa.

Sin nada a que temer ninguno de los dos técnicos, disfrutamos de un partido abierto con infinidad de ocasiones. Algo que favoreció el espectáculo pero, sin duda, algo buscado por los entrenadores en una partida de ajedrez en la que el luso tiró de experiencia para adelantarse a los movimientos del Bournemouth, que salió a morir. La verticalidad de Stanislas y la atracción de Fraser desequilibraban el balance defensivo visitante, que siempre perdía en la batalla individual y en inferioridad de jugadores.

Fraser se escoró demasiado en la conducción aunque De Gea exhibió sus reflejos. Un Matic que perdía balón por minuto dio pie a las salidas del Bournemouth que buscaban a Fraser. Smith llegó hasta línea de fondo y Wilson avisó por última vez. El enrachado delantero culminó una jugada de bella factura por banda derecha. Stanislas se abrió paso en el carril del ‘7’ tras una maravilla de Cook entre líneas. El centro tocado y el remate al primer toque es lo más sutil y práctico del fin de semana.

Fantasmas del pasado en un United que no se había sentado en el partido, que no conseguía crear posesiones largas ni que Mata y Fred se juntaran rompiendo líneas. Quizás no era el partido para eso y así supo reaccionar Mou. Mandó la presión alta y la transición meteórico para pillar desprevenido al Bournemouth. Y ahí encontró la autopista en la espalda de Francis. Con esa mentalidad, el ataque de los locales duró lo que la imaginación de Fraser fantaseaba, moviéndose entre líneas y buscando socios desde lugares recónditos.

En el 32′, Martial y Young abrieron la defensa contraria pegándose a la línea de cal para crear superioridad. El francés filtró un pase a la llegada de Fred que golpeó inexplicablemente al cuerpo de Cook con todo a favor. Ya no iba a avisar más veces. Con la grandeza y la jerarquía recuperada, las transiciones defensivas eran infinitamente más lentas que los cambios de ritmo de los extremos hoy de blanco. Young se apoyó con Alexis, que sobre el alambra la puso allí donde los que tienen gol están para marcarla. Martial no baja de la nube y se anota otro tanto.

La sensación era que con dos jugadas el Manchester causaba tal superioridad que se olvidó el arreón del Bournemouth en los primeros minutos de juego. Mata y Fraser demostraron que la dosis de protagonismo que tomaban no era casualidad, y que el vaivén del partido no era afín a sus condiciones.  Hoy no pudieron tirar del carro.

El preludio al jaque mate escondía una delicatessen de Brooks que no se materializó y un Begovic que salió cual perro de presa a achicar espacios en el mano a mano con Shaw. En el 55′ Mourinho tiró la casa por la ventana. Las revoluciones por el control. Rashford y Ander por los bajitos. No quería balón, era suficiente con aprovechar los espacios.

Eddie se quedaba sin respuesta pese a las brillantes soluciones que había demostrado su equipo hasta la fecha. Cada ocasión era un golpe en la lona, sin reacción. Young sacó una falta a la escuadra y entre Aké y Brooks sacaron el remate de Pogba, que culminaba la remontada. Él no iba a ser el héroe, el destino estaba escrito. Ander Herrera terminó por conectar un balón que rozó el palo y el 1-1 continuaba en el marcador.

El encuentro entró en tierra de nadie, reservando fuerzas para el acometido final. Los ataques superaban a las defensas pero los goles más bien eran pocos. Alexis salió del campo como si estuviera ya resuelto, y es que cuando a Pogba se le ocurre abandonar su posición sucede algo. Su carrera por banda izquierda con una delicadez exquisita terminó con un centro que llevaba la etiqueta de gol. El temple e inconsciencia de Rashford dejaron en vilo a todo el estadio.

Matarla con el pecho y esperar a que portero y central se vencieran. Al alcance de muy pocos, de los que se sienten importantes en el renacer de un equipo y encabezan una tendencia. 1-2 y acercarse a los de arriba para disipar dudas y pisar firme el terreno europeo. La Champions en Turín como ilusión y un futuro que se antoja apasionante para un equipo que se va a meter de lleno en la lucha con los de arriba.

Ficha técnica

AFC Bournemouth (4-4-2): Begovic; Francis (C), S.Cook, Aké, Smith; Stanislas (m.90 Surman), Lerma, L.Cook (m.65 Gosling), Fraser (m.73 Ibe); Wilson, Brooks.

Manchester United (4-3-3): De Gea; Young (C), Smalling, Lindelöf, Shaw; Matic, Fred (m.55 Ander Herrera), Pogba; Mata (m.55 Rashford), Alexis (m.77 Lingard), Martial.

Árbitro: Paul Tierney.

Estadio: Vitality Stadium.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.