ACTUALIDAD MANCHESTER UNITED PREMIER LEAGUE

#ManchesterUnitedBournemouth || UNA MÁS DE CAL (4-1)

El Manchester United volvió a vencer y convencer en la jornada 20 de Premier League, en la que recibía al Bournemouth. El pobre inicio de campaña cosechado por José Mourinho al frente del conjunto de los red devils ha obligado a que Solskjaer se plantee un semipleno si quiere aspirar a los puestos de Champions, como mínimo. Además, con las victorias de City y Chelsea en la misma jornada, la diferencia no se reduciría.

Sí que pudo alejarse de los perseguidores, como era el caso del Bournemouth, en esa disputada séptima plaza que también da acceso a la previa de la Europa League. Para poder lograrlo, estaba servida una alineación que podría ser de gala, con la novedad de Bailly por Jones en lo que llamaríamos el once base de Solskjaer desde que llegara al banquillo. Al final, optó por los dos centrales que elegía Mou, aunque el hecho de retocar a Pogba y situarle entre los hombres gol del equipo ha sido el factor estrella que ha permitido mejorar al crack francés.

La sencillez del sistema del técnico noruego contrastó con el inexplicable planteamiento de Eddie Howe, cuyos éxitos no van a ser puestos en duda al frente del club sureño pero el partido que había imaginado en su cabeza era demasiado rocambolesco. No introdujo a su mayor baza en el once titular, porque supuso que en ese 3-5-2 no tenía cabida, y cuando al partido todavía le quedaba vida, cambió a Brooks y Wilson, los dos más peligrosos del cuadro visitante.

Sin respuesta quedó el improvisado once visitante ante la entrada en modo destructor que protagonizó el United. Presión alta, balones profundos y a encerrar desde el minuto 1 al aspirante a rascar algo de Old Trafford. Y el que más concentrado entró fue Marcus Rashford, cuyas actuaciones en la lanza del ataque no convencían del todo al respetable, encendió la mecha para marcharse desde la banda de Cook y de Aké con una pasmosa facilidad. Recital técnico antes del centro que llevaba la etiqueta de gol, al que llegó Pogba desde segunda línea. 1-0 minuto 4, diferenciDvrqTXVWkAAl23La de intensidad con la que salir a un campo.

En la salida de balón, no hubo propuesta más caótica que la del Bournemouth. Con una presión alta del United, el orden y los automatismos para sacar cada pelota eran nulos, con lo que la mejor solución era lanzarla arriba para que Wilson y King se las buscaran. Y poco a poco, así fue comiendo terreno al bloque local, gracias a un Brooks que escondía, amagaba y buscaba socios en la segunda jugada. Qué perla hay en esa zurda. 

En el juego de malabares dentro del área, Pogba era el maestro. Y entre balones por alto y conexiones insólitas, el remate de Rashford lo desvió con la cara Aké y salió cerca del palo. A decir verdad, en pelota parada, el Bournemouth creó mucho peligro en un equipo sin gente como Fellaini, Jones o Smalling. Y de hecho, Aké avisó en un cabezazo en la salida de un córner. Y es que juntar a los Martial, Pogba, Lingard y Rashford tiene el contrapeso del retroceso en inferioridad con lo que el poblado centro del campo de los cherDvrns75WsAA6ptl.jpgries superaba en posesión al doble pivote.

El líder de la revolución noruega se llama Paul, y es que en todo cambios hay perjudicados y que salen con suerte. El faro es Pogba, comandando al equipo en la media punta, en el último pase. Y con llegada, y la presencia que impone el francés se demostró rematando de cabeza el centro de Ander Herrera desde la banda derecha. Se adelantó a Begovic para poner el 2-0 y tierra de por medio en una endeble resistencia de los de blanco.

Antes del descanso, el ritmo era alto y la potencia en el saque de banda de Cook la iba aprovechar King para sacarse un zapatazo que De Gea se tuvo que sacar de encima. Mientras Lingard y Martial se intercambiaban posiciones, Wilson y Stanislas pudieron poner en apuros a Lindelof en más de una ocasión, pero fue Martial quien supo contrarrestar la alta línea de la defensa visitante. Matic dibujó un gran pase y el exquisito centro con el exterior de Anthony lo concretó Rashford tocando lo justo para desviar a gol. 3-0, sensación de poderío. 

Aké quiso mantener en vilo el encuentro para la segunda parte cabeceando un gran centro de Brooks desde línea de fondo, con lo que el 3-1 podría suscitar alguna duda al impecable trabajo de los locales durante los primeros minutos. A la vuelta de los vestuarios, pocas ocasiones, ritmo menor y desastre de Howe renunciando a ir a por el partido. El compacto bloque no pudo tener fisuras si no le pusieron en apuros.

Begovic salvó el 4-1 ante Rashford pero nada pudo evitar con el acierto de Lukaku, que llevaba en el campo tres minutos, y volvió a lo grande en lo que es el renacer del belga. Si se engancha al carro de los titulares, dará que hablar el United. Con 4-1, estaba todo decidido con ambos equipos esperando el pitido final y pensando ya en los próximos encuentros.

Aún así a quien no se le puede pedir una bajada de intensidad es a Eric Bailly, que había entrado como titular y quería ganarse la confianza del míster. El entradón con los dos pies por delante sobre Fraser le mandó a la calle, y ese grado de sobreexcitación le jugó una mala pasada. Dejar con 10 al equipo en estas circunstancias no fue peligroso, pDvrpIBEXcAU2XO3.jpgero sí le resta mérito al correcto partido que estaba realizando.

Postrimerías sin incidencias. A Howe se le cruzaron los cables sin Lerma o Fraser entre otros, parecía que sacar algo de Old Trafford era utópico. Utópica sí que es la remontada en la diferencia que ha ganado el United respecto al grupo de perseguidores. Ahora, a tres puntos del Arsenal y a ocho del Chelsea, quien delimita los puestos Champions. El próximo es el Newcastle y después la FA CUP. No echar a perder las copas es otra de las tareas del Manchester.

 

 

 

Ficha técnica

Manchester United (4-2-3-1): De Gea; Young (C), Bailly, Lindelof, Shaw; Ander Herrera (m.75 Pereira), Matic; Lingard, Pogba, Martial (m.81 Jones) ; Rashford (m.68 Lukaku).

AFC Bournemouth (3-5-2): Begovic; Cook, Aké (m.81 Mings) , Daniels; Ibe, Brooks (m.65 Mousset), Surman, Stanislas, Diego Rico; Wilson (m.65 Fraser), King.

Árbitro: Lee Mason. Amonestó a Young y Ander Herrera. Expulsó a Bailly por una dura entrada.

Estadio: Old Trafford.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.