ACTUALIDAD Celta de Vigo LIGA SANTANDER

#RcCelta ||LA TEMPORADA CELESTE, UNA MONTAÑA RUSA

El término montaña rusa se suele aplicar cuando se quiere calificar -usualmente una trayectoria- de irregular. Es por ello que es un término aplicable a la presente temporada del Real Club Celta de Vigo. Es por ello que la dividiremos en dos partes, la primera de ella, más extensa, tratará del arranque céltico con Antonio Mohamed a cargo de la parcela técnica. Por lo tanto, la segunda parte la basaremos en el tramo concurrido con Miguel Cardoso como inquilino del banquillo gallego.

PRIMERA PARTE. ANTONIO EL TURCO MOHAMED:

La temporada concluida en mayo del 2018 dejó a los vigueses con la sensación de poder haber llegado a mas. Es por ello que el contrato del entonces técnico, Juan Carlos Unzué, no fue prolongado.

Con la salida del navarro, la entrada de un mexicano que llegó a la entidad celeste con aires revolucionarios. Antonio Mohamed ilusionó a los seguidores celtistas con el lema La actitud no se negocia y con un planteamiento de intentar alcanzar la zona mas noble de la clasificación.

Con un plantel mas que ilusionante debido a los fichajes veraniegos {David Juncà (agente libre), Okay Yokuslu (Trabzonspor), Néstor Araújo (Santos Laguna), Sofiane Boufal (Southampton (cesión)), Fran Beltrán (Rayo Vallecano), Mathias Jensen (Nordsjælland) y Junior Alonso (LOSC Lille)} se esperaba una temporada celeste asentada en puestos europeos. No fue para menos el comienzo de campaña.

Habiendo concluido la tercera jornada del campeonato, los gallegos se encontraban en zona Champions tras cosechar 7 puntos de 9, con un empate a uno en Balaídos frente al Espanyol y dos victorias consecutivas, ante Levante en Valencia, por un gol a dos, y la mas que sorprendente (y apasionante) victoria ante el Atlético de Madrid en tierras gallegas por dos goles a cero, con una notoria superioridad de los entonces hombres de Mohamed ante sus rivales. La temporada no había hecho mas que empezar, pero en Balaídos ya apuntaban a grandes resultados a lo largo del campeonato. Bien podría parecer un símil con el cuento de la lechera, pues tras las ilusionantes tres primeras jornadas, llegaron seis siguientes donde no se cosechó triunfo alguno.

El comienzo del fin para el turco.

Tras ganar a Atlético de Madrid y con las esperanzas disparadas. Llegaron seis desastrosas jornadas. Todo empezó con una derrota en Girona. Los catalanes vencían por dos goles a tres en la primera derrota de los gallegos en la temporada, algo que pudo ser un tropiezo aislado, mas no lo fue. Ya en la siguiente jornada, en Balaídos ante la afición local, el Real Club Celta vencía al Real Valladolid por tres goles a uno al minuto 65′. Un gol de Enes Ünal en el mismo 65′ y el posterior empate de Leo Suárez en el 94′ hacía que los puntos volaran de Vigo reteniendo a penas un mísero punto, teniendo en cuenta que el encuentro estaba encarrilado. Siguiente jornada, Mestalla. Un mal Valencia recibía al Celta con ganas de resurgir. Lo que pudo haber sido un puntl de inflexión para los celestes fue un empate y en el 82′, gracias al de siempre, a Iago Aspas. Pasado el mal partido de Valencia, llegaba el recibir a un siempre peligroso Getafe. El cuadro dirigido por el turco salió con todo, y se puso por delante. Para desdicha de los locales, el conjunto madrileño empató en el 77′ y otro empate para la cuenta. Tras este pinchazo, dos derrotas. Ante el Sevilla en la capital andaluza por dos goles a uno, y ante el Alavés en Vigo, por un gol a cero, siendo la primera derrota en Balaídos para el Celta en todo el año 2018. El calendario quiso que se volviera a jugar en Balaídos a la siguiente jornada, y con un Mohamed que pendía de un hilo -si el Celta perdía el argentino hacía las maletas- apareció otra vez, el de siempre. Victoria por cuatro goles a cero, con hat-trick de Iago Aspas y otro de Brais Méndez. El de Moaña salvaba a su técnico, de momento. Despues de esto, dos empates. El primero en Copa del Rey ante la Real Sociedad. El segundo, en el Benito Villamarín, en uno de los partidos de la temporada, el cual acabó con un resultado de tres a tres. Y, para concluir el periplo de Mohamed en Vigo, una derrota ante el Real Madrid en Balaídos por dos goles a cuatro, con una inoperancia total de los gallegos. Llegó, por sorpresa, la destitución del argentino. Cinco minutos despues ya conocíamos a su sucesor. Miguel Cardoso.

SEGUNDA PARTE. MIGUEL CARDOSO:

El olor de Antonio Mohamed aún se mantenía en el banquillo vigués cuando supimos que Miguel Cardoso, un desconocido portugués, llegaba al banco celeste. Ante el desconocimiento de la afición acerca del entrenador, el mismo cometía clamoroso fallo en la rueda de prensa. Se refería a su actual club, el Real Club Celta de Vigo, citando al Deportivo de la Coruña, máximo rival de los primeros mencionados. A su lado, el presidente Carlos Mouriño, no sabía donde meterse. Con el error olvidado, el primer partido de Cardoso, con derrota. Derrota que no dolió tanto, pues se trataba de la vuelta de dieciseisavos de final de Copa, donde cayeron por dos goles a uno dando minutos a los menos habituales, entre ellos Jozabed, Kevin o Emre Mor. Ya en liga, el primer partido valió tres puntos, tras ganar a la SD Huesca por dos goles a cero, en la enésima exhibición de Iago Aspas.

El de Moaña cautivó a los seguidores celestes con un doblete. Arrancaba bien Cardoso en el club vigués. A pesar de ello, la siguiente jornada, otra vez en Anoeta, cayó el Real Club Celta por dos goles a cero, ante la Real Sociedad nuevamente. El destino quiso poner a prueba a Cardoso, haciendo a los gallegos jugar de nuevo lejos de Balaídos. En este caso viajaban a Vila-Real. Un resultado de dos a tres hizo que los hombres de Miguel Cardoso cosecharan una nueva victoria, esta vez pidiendo la hora debido la heroica pero tardía intentona del Villarreal. Triunfo ante el submarino y en la siguiente jornada, un nuevo empate, el primero -y hasta ahora último- con Miguel Cardoso al frente de la parcela técnica del club gallego. Con un resultado de cero goles tanto para Celta como para Leganés, se saldaba el encuentro que medía a gallegos y madrileños. Por último, la visita al Camp Nou. Un partido en el cual el Celta cayó derrotado por dos goles a cero, con una buena segunda mitad del equipo celeste y con la recuperación de una de las estrellas de los vigueses, Stanislav Lobotka.

Así concluye el año para el Celta. En el año entrante, se espera seguir sumando, a poder ser de tres en tres, e importantes incorporaciones, como la pueden ser la de Denis Suárez o Rafinha, relacionados con los celestes. El año se cierra con la mas que importante baja de Iago Aspas por lesión, que se espera que vuelva en febrero, y las posibles salidas de Radoja y Mazán (este último cedido).

El lesionado Iago Aspas es el máximo goleador celeste. Junto a Maxi Gómez forman una de las mejores duplas goleadoras del continente, algo mermada por la reciente lesión del uruguayo y la actual de el español. Desde el Señor del Balón queremos desearos a todos los seguidores del Real Club Celta de Vigo un próspero año 2019.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.