ACTUALIDAD MANCHESTER UNITED NEWCASTLE PREMIER LEAGUE

#NewcastleManchesterUnited || EL PLAN B TAMBIÉN CARBURA

Solskjaer ha sumado en su casillero 12 puntos desde que cogiera las riendas del Manchester United. Al final, eso es lo que va a contar cuando se valore la temporada y es que hoy, frente a un inofensivo Newcastle, el United completó su peor partido hasta la fecha con el nuevo entrenador. Y para lograrlo, el plan B fue el que salvó los muebles, o mejor dicho, las altas aspiraciones a las que apuntan los de Old Trafford. Sí, Lukaku y Alexis solucionaron la papeleta más difícil en St. James Park. 

Los magpies afrontaban este partido con el ánimo de sacar algo positivo tras encadenar varias jornadas sin ganar. Pese a ello, Benítez se dejó en el banquillo a gran parte de sus jugadores clave, como Kenedy, Muto o Jonjo Shelvey, que no habían estado entrenando con normalidad durante las últimas semanas por lesiones o compromisos internacionales. En resumen, Rondón, que venía de anotar, encabezaba una alineación conservadora y con un objetivo claro.

En el bando contrario, el visitante, Mata, Valencia y Jones eran las novedades en el once del noruego. Se caían Lingard, Young y el sancionado Bailly, al que no se le echó en falta. Ese era el plan A, el que ha funcionado con goleadas hasta ahora, el de liberar a Pogba y hacerle sentir libre a su antojo merodeando la zona de tres cuartos, donde se marcan las diferencias.

No cabe duda de que el atractivo del United en su nuevo modelo de juego pasa por el manejo del balón y la creación de superioridades a base de calidad propia. En efecto, lo es. Aún así, el partido que nos esperaba, con los locales agazapados y un espeso Pogba, aguardaba un monótono encuentro. Sabedor de ello, el United quiso entrar con una marcha más pero esa mentalidad no se transformó en oportunidades claras de gol con las que inquietar la lectura de partido de las hurracas.

Dubravka y De Gea pudieron vivir el partido más tranquilo en sus vidas, si bien el eslovaco iba a estrenarse con el preludio de lo que sería el punto de inflexión del partido. UnNewcastle3.jpga falta lejana, con el empeine, de Rashford. Sin problemas. Quizás por la dinámica que se llevaba, por la coexistencia de jugadores con características más similares, la profundidad brilló por su ausencia. Y Pogba, se permitió el lujo de bajar a recibir por donde quiso y dejo a Rashford aislado de la zona de vida de su principal socio. 

Además, el juego se volcó a la banda de Martial, por donde Yedlin respondió excelentemente a las acometidas del francés, sin dejarle el espacio en ningún momento. Ahí terminaba la lectura de la primera parte, y es que Lindelof fijaba a Rondón en los pelotazos y siempre salía ileso el sueco, negándole cualquier balón en forma de bombona de oxígeno para los de casa. 

Poco a poco, las hurracas se estiraron y presionaron a base de fuerza bruta las zonas de peligro. Atsu monopolizó todo el ataque de los locales, aprovechando la autopista a la espalda de Valencia, que le dejaba solo con Lindelof pero no consiguió materializar ese duelo con disparos que inquietaran a De Gea más de lo habitual. Cuando la sintonía entre Rashford y Martial empezaba a dar señales de vida, entre calambras y lesiones, terminó una horrenda primera parte y aciaga en cuanto a desgaste se refiere.

A la vuelta, el historial de lesiones volvió a aparecer y Diamé dijo basta, entrando Shelvey en su lugar. Cuando hay jugadores de esta calidad Dv8Fv5mXgAIeD04.jpgsobre el campo, sabes que cualquier cosa pudo pasar, y sirva esta apelación, como introducción al protagonista indiscutible del partido, Romelu Lukaku. Salió en el 62, con Alexis, para cambiar la fórmula. Mata fue el señalado, en un flojo partido y una nueva oportunidad desaprovechada con el nuevo míster. Y tardó tres segundos en marcar la diferencia. El tiempo justo para que a Dubravka se le escurriera el balón lanzado con veneno de Rashford en una falta lejana.

El fallo era calamitoso y mortal tras la resistencia impuesta por todo el equipo. La puntera del belga guió el rumbo para seguir la estela de Arsenal y Chelsea, que estaba pinchando en casa frente al Southampton. A partir de ahí, el plan B acapararía los titulares si se conseguía mantener la ventaja ante un rival, que se iba a ir arriba con todo. Resulta incomprensible, lo cierto es que este Newcastle de Benítez es el antifútbol. Y el medio para llegar en ventaja al área de De Gea era inexistente. Ni con Muto, ni con Kenedy, ni con cualquier revulsivo impregnNewcastle1ado por la lucha por el descenso, que no corresponde a un rival de esta entidad.

Entre pócimas, la camada de veloces arietes ajustició a las hurracas en una contra letal. Lukaku, Alexis y Rashford. Los tres aportaron su calidad para un gol de bella factura y que cada cual tuvo que agradecer su grano de arena al anterior. El pase interior de Alexis para el inglés, que sigue en racha, es una maravilla. 

0-2 con lo puesto. El plan B llevó al Newcastle por los derroteros de la amargura, y más amargo habría sido si Lukaku y Pogba no hubieran pecado de egoístas en ocasiones claras para el 0-3. Atsu, con otro lanzamiento lejano, y Shelvey de cabeza estuvieron más lejos que cerca de recortar las diferencias, en un equipo sin alma y sin convicción, abocado a pelear por la permanencia.

Solskjaer salva la primera papeleta complicada, pero lo que de verdad marcará el grado de credibilidad en el nuevo proyecto será el enfrentamiento frente al Tottenham. El Newcastle no aprovecha la euforia de su rival para dar el salto que le haga no considerarse candidato al descenso. St James Park fue el continuador de las tendencias de dos equipos antagónicos. 

Ficha técnica

Newcastle United (5-4-1): Dubravka; Yedlin, Schär (m.80 Muto) , Lascelles (C), Dummett, Ritchie; Ayoze (m.69 Kenedy) , Hayden, Diamé (m.52 Shelvey), Atsu; Rondón.

Manchester United (4-2-3-1): De Gea; Valencia (C), Lindelof, Jones, Shaw; Ander Herrera, Matic; Mata (m.62 Lukaku) , Pogba, Martial (m.62 Alexis) , Rashford (m.87 Lingard).

Árbitro: André Marriner. Amonestó a Lascelles en los locales. Por el Manchester United. a Shaw y a Lindelof.

Estadio: St. James Park (52.217 espectadores)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.