ACTUALIDAD CHAMPIONS LEAGUE

#ManchesterUnitedPSG || EL BATACAZO

El United pasó doce partidos después por el amargo trance de la derrota. En el escenario de la ida de unos octavos de final de la Champions League frente al PSG. Cuando todos empezaban a dar por favorito al equipo de Solskjaer, el United se da de bruces con la realidad del que conoce las eliminatorias de este tipo, un PSG que en la sombra ha sabido dar el nivel en la primera parte del cruce.

Bailly formaba pareja con Lindelof, en una decisión de Solskjaer por apostar por la intensidad y el sacrificio en la zona defensiva. Mientras, Tuchel diseñaba un once novedoso, con lo que tenía, guardando en el banquillo a jóvenes promesas y sacrificando a Marquinhos a hacer las tareas en la medular. Un Mbappé que, crecido ante las adversidades en forma de bajas de sus socios Neymar y Cavani, mostró su mejor versión. 

Nada más empezar el partido, se reconoció el choque de trenes táctico que iba a condicionar el juego. Y en eso, había un 6 pequeño, que venía de lesión, que está en nivel leyenda en este aspecto y que gobernó la zona de creación sobre la que ha funcionado Solskjaer. Iba a ser Verratti el enlace para Di María en el enganche, qué bien habría empezado el argentino para callar los pitos de ODzO3DVZWsAIcozA.jpgld Trafford ese zurdazo desde la frontal.

Consciente de su condición de local, el United debía soltarse y desenvolverse en un contexto desconocido. La magia de Pogba sentó a Kimpembe sobre la línea de fondo pero su centro-chut quedó en nada. Young percutió por banda derecha ante la inexperiencia de Bernat, o más bien, la banda menos cubierto porque Shaw tenía a Dani Alves delante.

De la libertad de Di María y Draxler surgió el despiste que montó el PSG. Su juego no era bonito, era práctico y fácil. La tarea de Mbappé como nueve fue la de despegarse de Lindelof y Bailly y sacarlos de zona. Toques rápidos de balón, jugando casi de memoria y la sencillez como pieza de descolocar a la defensa de los red devils, que difícilmente se fragmentó. Y cuando lo hizo, el astro francés llegó desequilibrado al mano a mano con De Gea.

Un partido con tanto centro del campo y tan duro e intenso solo podía terminar con tarjetas y lesionados. Y todos cayeron del bando de los locales, aquellos que estuvieron reservando a sus hombres para este partido. Solskjaer vio como Martial y Lingard caían al filo del descanso. Y la unidad B con Mata y Alexis cuajó un ataque estático que no molestó a la estratosférica pareja de centrales con Thiago Silva y Kimpembe.

El PSG, a sabiendas del contratiempo, estiró líneas siempre buscando soluciones desde fuera que llevaran al gol vía rápida. Centros laterales de Alves que pudieron tener su recompensa con un cabezazo de Mbappé que repelió De Gea. Del orden en las acciones a balón parado de Solskjaer, se olvidó Matic de la marca de Presnel Kimpembe, quien apareció solo para empujarla en el segundo palo. Efectividad sí, oportunismo sí, merecimiento también.DzO7he_XQAUgY-e.jpg

Dos modelos bastante diferentes, en el que uno salió a especular y el otro a dominar a su antojo. La losa del dicho que los goles fuera de casa valen doble pesó sobre el lomo de los de casa, que no despertaron del considerado fracaso hasta bien entrada la segunda mitad. Alves enganchó un balón que inexplicablemente no terminó dentro y Ander Herrera pudo igualar. En el 60′, se juntaron las dos estrellas para sentenciar el partido y tal vez la eliminatoria. Di María centraba raso y Mbappé con un toque sutil y de quilates ponía un sorprendente 0-2.

El batacazo era importante. No por el resultado, sino por las expectativas creadas. El PSG jugó sus cartas a la perfección y desdibujó al imperante equipo en forma de la Premier League. Iban de tapados sin Neymar y Cavani y cuajaron un fútbol acorde a unas semifinales de la Champions League, con un Verratti modo Xavi Hernández en época de Guardiola y un Mbappé al que solo De Gea privó del 0-3.

20 minutos finales que el PSG renunció al balón. El trabajo estaba más que hecho, y el Manchester, sin plan B y habiendo sido destruido inesperadamente no supo reaccionar. 20 minutos de cambios sin mayor sentido que el de la conservación. Los minutos tirados a la basura que se echarán de menos en la vuelta. Y para colmo, el italiano Orsato expulsó a Pogba por doble amarilla en un lance por un balón dividido. 

El Manchester United se queda sin su faro para la vuelta y la orilla ya queda muy lejos. El sueño de convirtió en pesadilla y el vuelo que emprendía el United para asemejarse a los grandes europeos quedó en un batacazo difícil de aceptar y asimilar. DzPGDgAWoAAuqH6.jpg

Ficha técnica

Manchester United  (4-2-3-1): De Gea; Young (C), Bailly, Lindelof, Shaw; Ander Herrera, Matic; Lingard (m.45 Mata), Pogba, Martial (m.46 Alexis); Rashford (m.84 Lukaku).

PSG (4-3-3): Buffon; Kehrer, Thiago Silva (C), Kimpembe, Bernat; Alves, Verratti (m.75 Paredes) , Marquinhos ; Draxler, Di María (m.81 Dagba) ; Mbappé.

Árbitro: Daniele Orsato. Amonestó a Young, Lindelof, Shaw y Ander Herrera por los locales. Expulsó también a Pogba. Por los parisinos, Draxler, Bernat, Kimpembe y Alves.

Estadio: Old Trafford.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.