MANCHESTER UNITED WOLVES

#WolverhamptonManchesterUnited || EL WOLVES SE VA DE COPAS

Nuno Espírito Santo es un entrenador carismático. La crónica del partido de ayer se resume en la capacidad de motivación del luso por la FA Cup. Un equipo que acaba de ascender y que echa de las copas a Liverpool y Manchester United. Un Wolverhampton que demostró una madurez de un grande y que se postula como firme candidato a comeptirle la FA Cup al Manchester City.

Los goles de Diogo Jota y Raúl Jiménez ejemplifica cuánto se toma en serio en el Molineux Stadium una competición copera. Los dos jugadores franquicia de los Wolves volvieron a disputar el encuentro y a ser diferenciales. Nuno es de ideas fijas y únicamente la baja de Bennett trastocó unos planes, pero nunca la lectura del partido. Y delante estaba un Manchester United, que recuperaba efectivos.

Al United le pesó el carrusel de partidos. Le pesó el sorteo de Champions que le emparejaba con el FC Barcelona, y enfrente vio a un equipo rocoso que no dio su brazo a torcer en ningún momento. La vuelta de Ander Herrera, Martial o Lingard fue insuficiente, y la creatividad brilló por su ausencia. Con Lukaku en la enfermería, los balones al área se perdieron.

La sonrisa cómplice del técnico es la de un humilde equipo que ‘se pone chulo’ ante los grandes. Una temporada admirable con un bloque que es interesante dnuno.jpge ver competir. Aún así, los Wolves esperaron durante toda la primera parte. Sin poder salir a la contra, al amarrategui y dejando que Matic pusiera orden con el balón en la medular. Mucho balón, poca profundidad. Rara vez, el Manchester United pisó el área de Ruddy con peligro cayendo en la trampa del arreón en la segunda parte para el conjunto del Wolverhampton.

Un disparo utópico de Rashford y una aproximación a medio camino entre chut y centro del Pogba capitán y ausente que hacía tiempo que no veíamos. Además, no tener a Lukaku minó las posibilidades de sorpresa de Rashford, vigilado de cerca por Boly, pese a caer a banda y ser más rápido. El descanso de los locales venía mediante posesiones con una presión pasiva de los Lingard y Martial, y la consecuente actuación de Neves y Moutinho. Vaya peloteros. 

El City había remontado in extremis en casa del Swansea. Como si ambos lo supiesen, el partido era hermético. Al 1-0 o al 0-1, un duelo que prometía mucho. Y el descontrol que se demandaba vino en la segunda parte. Ander Herrera, desfondado; Pogba y Lingard, ausentes; y Matic con tarjetas y tapando agujeros. Se veía venir. La salida cual perro de presa de Rashford ante Coady fue la única vez en la que el United ofreció argumentos para pensar en una posible victoria y pase a las semifinales.

Romero se convirtió en el héroe de la visita. Una mano de reflejos, antológica al cabezazo del mexicano Jiménez. La solución era vía aérea, parecía, por abrasión de un Doherty que vio en Shaw, un personaje pedante al que le pesaban las prashford.jpg
iernas. Minutos más tarde, el de los balones parados, Moutinho la quiso poner en la escuadra pero ahí también llegaba el argentino. Mención especial para Neves, al que el Wolves ya se le queda pequeño. 

El miedo a perder era tan miedo como la ilusión de mantenerse con opciones en los objetivos. Solskjaer había dicho que las cosas se juegan en abril y en mayo. Bien, pues la FA Cup ya no la jugará. Las imprecisiones pasaron factura, las ayudas ya no fueron tan precisas. Y la vez a la que Pogba se le ocurrió echar una mano en defensa, el rebote en su cuerpo permitió a Raúl Jiménez poner el primero a la media vuelto. Giro precioso de un jugador que parecía estar defenestrado. Y cuando el partido se estaba ganando en el barro, los del centro de gravedad bajo brillaron entre tanta altura.

Los últimos 20 minutos de Diogo Jota son una pasada. El revulsivo era Andreas Pereira, con eso lo decimos todo. Fue voluntarioso, al menos. Diogo Jota se encabezó, seis minutos después del gol, en arrasa todo lo que encontraba a su paso antes de definir ante Lindelof con la izquierda. Dalot y Shaw fueron estaciones de peaje en una contra en la que contaba con pocos socios. 2-0 y KO. A otra competición será. Sin embargo y ante tal superioridad, el central sueco del United se pudo marchar a la calle si el VAR no rectifica. raul.jpg

Ante Diogo Jota, Lindelof arrasó con una fuerza incluso violenta. Atkinson no dudó en la roja, el VAR sí. Porque la imagen del United pedía algo de compasión. Ante tanta adrenalina, la calma no era bienvenida. Se lo pensaron tarde. Solskjaer agotó los cambios sin mucho sentido y con la mente puesta en la batalla por el cuarto puesto. En la última acción del partido, Rashford batió a Ruddy en un gol similar al de Jiménez, un balón muerto de espaldas que consigue definir el inglés. Nada más. El United pierde la posibilidad del título más fácil al que podía opositar. 

El Wolves sueña con Nuno. La FA Cup de las W, junto a Watford, que le pueden amargar el final de temporada a Guardiola. Eso sí, sin renunciar a la 7ª plaza europea. Bendita FA Cup. 

 

 

Ficha técnica

Wolverhampton Wanderers (3-5-2): Ruddy; Saïss, Coady (C), Boly; Doherty, Dendoncker, Rubén Neves, Moutinho, Jonny; Raúl Jiménez (m.94 Helder Costa), Diogo Jota (m.86 Adama Traoré).

Manchester United (4-4-2): Romero; Dalot, Smalling, Lindelof, Shaw; Matic (m.86 Mata), Ander Herrera (m.70 Pereira), Pogba (C), Lingard (m.86 McTominay); Rashford, Martial.

Árbitro: Martin Atkinson. Amonestó a Boly, Coady y Rubén Neves por los locales. A Lindelof, Dalot, Matic, Ander Herrera y Rashford.

Estadio: The Molineux.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.