#ManchesterUnitedBarcelona || LA BALA PERDIDA

La máquina engrasada que es el FC Barcelona a estas alturas de temporada no arrasó pero brilló con holgura en el Teatro de los Sueños.

Bajo la atmosfera de unos cuartos de final de Champions en Old Trafford, el práctica juego del equipo del Txingurri Valverde se impuso sin el mejor Messi. No hizo falta, porque el Barça decidió cerrar el partido a base de balón ante un inoperante Manchester United que no inquietó a Ter Stegen en toda la segunda mitad.

La titularidad de McTominay podría entenderse por la baja de Matic, pero el técnico noruego sorprendió con Dalot y Fred en la medular como centinelas de Pogba. Cabe decir que el papel que jugaron los tres jóvenes fue de notable alto, pero es que la táctica de verlas venir y cerrar espacios (casi a la perfección) es un insulto para la historia del Manchester United. Valverde, en cambio, salía con lo mejor que tenía. Coutinho ante la falta de ritmo de Dembelé en el interior izquierdo y un fútbol que tomó Manchester y habría tomado las calles de Mosul.

El Barcelona leyó el partido no sin sufrimiento y el partido pedía aprovechar el descontrol inicial del arreón local. Dalot y McTominay como principales receptores de las segundas jugadas, poniendo en jaque el listón de tarjetas impuesto por Rocchi. Balones a Lukaku y a partir de ahí, buscar espacios. Y lo más cerca que estuvo del gol el equipo inglés, que lo estuvo, fue de la mano del inglés Rashford., Tímido y cañero, sacando a relucir su empeine en más de una ocasión. messi.jpg

Una falta en el minuto 4, un disparo lejano y una carrera a la espalda de Lenglet que requirió una salida a tiempo del alemán Ter Stegen. Y la dosis a la pócima de hiperactividad propia de los albores ingleses la puso Suárez en forma de cabezazo con suerte. El centro de Messi tocó algo de magia por el aire y el cabezazo fue inesperadamente certero al tocar en el hombro de Shaw. Minuto 12 y el VAR tuvo que corregir la decisión del asistente.

Como aturdido por la situación, como pesado por el tiempo que estuvo sin marcar el uruguayo fuera de casa en Champions, el gol era el síntoma de la varita especial por empezar a solventar una papeleta que se complicaba. Y se seguía complicando, incapaz de enlazar pases y con un Fred inconmensurable al nivel del mejor recuperador que se haya visto jamás. Entre Lindelof y Smalling, había un vacío legal que ocupó Luis Suárez, en su terna por aparecer en partidos importantes. El sábado y hoy.

Y de esa relación pudo salir el segundo, si De Gea no lee el disparo de Coutinho a tiempo y saca un pie prodigioso. Al United se le acababan los cartuchos y la escopeta era de ferias. El mecanismo estaba pero averiado. Ni Dalot, ni Lukaku ni el propio Pogba eran los actores idóneos pese a su gran despliegue físico, que se cobró alguna víctima con jugadas duras de contacto.

cou.jpg

A la vuelta, el partido bajó en revoluciones y en ocasiones. Fue hasta aburrido, con un United replegando filas cada vez más atrás, eso sí, persiguiendo hasta donde tocaba y haciendo de Smalling un mariscal en defensa que se ganó la fama de duro. El partido terminó en el 64′, cuando Valverde jugó un papel fundamental en el cierre del encuentro. Santo y seña, Suárez había tenido la más clara de la segunda parte con un disparo al lateral de la red.

Y con el 4-4-2 y la entrada de Sergi Roberto y Vidal, pero sobre todo la incursión de Rakitic en el lugar del 8, el fútbol adquirió otros derroteros. En el mundo del balón, Busquets y Rakitic no merecieron vivir en la misma galaxia que los demás. Una recurrente alternativa hecha proverbio en el Teatro de los Sueños, casa de las balas perdidas. El control del descontrol.

A Solskjaer se le cayeron los anillos y vista la impotencia de su equipo, optó por sacar el músculo necesario que le haría tapar el segundo de Messi. Porque ya podría haber ido todo el estadio a la presión de Ter Stegen, Piqué, Lenglet, Rakitic y Busquets, que habría sido contraproducente.

D30dg3IWsAAlcjv.jpg

Aleñà estaba preparado en el 87′ para salir y no tocó el balón tras disputar 30 segundos de cronómetro. Un Barça jugando a medio gas como en el patio de casa a un United mermado por el esfuerzo físico y dando por válido el 0-1. Como plasmó Solskjaer, el United fue el muñeco en manos del Barça. No de Messi, pero sí de Rakitic y Busquets. Su partido es una pasada para la escuela de centrocampistas.

Vidal la pudo pifiar con una jugada de juvenil saltando sin mirar a un choque con Smalling, pero quedó en un susto. Y en una eliminatoria sin cerrar que pide pizca de oportunismo.

El Manchester United deberá encontrar la pócima de París para hacer una hazaña tan complicada como la que realizó. No fue el mejor fútbol a nivel de emoción, pero es que en la carta de la táctica, Valverde tuvo el as en la política aislacionista de Solskjaer en busca de la bala perdida.

Ficha técnica

Manchester United (4-4-2): De Gea; Young (C), Lindelof, Smalling, Shaw; Fred, McTominay, Dalot (m.73 Lingard), Pogba; Rashford (m.84 Pereira), Lukaku (m.67 Martial).

FC Barcelona (4-3-3): Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Busquets (m.92 Aleñà), Rakitic, Arthur (m.65 Sergi Roberto); Messi (C), Suárez, Coutinho (m.64 Vidal).

Goles: 0-1 m.12 Luke Shaw pp.

Árbitro: Gianluca Rocchi. Amonestó a Smalling, Shaw y Lingard en los locales. A Vidal y Busquets en los visitantes.

Estadio: Old Trafford.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.