#PerthGlorySydney || LA A-LEAGUE ES ‘SKY BLUE’

El Sydney F.C. venció al Perth Glory por 4 a 1 en la tanda de penaltis tras quedar 0 a 0 el partido y se coronó como campeón de la A-League.

El Sydney se proclamó campeón de la competición más importante de Australia tras vencer en la tanda de penaltis al Perth Glory en una de las finales más igualadas y con menos ocasiones que se recuerdan, de hecho, es la primera final en la historia de la A-League que termina con el resultado de 0 a 0. Sin embargo, la emoción se mantuvo intacta hasta el final.

Aunque la final fuera ganada por el Sydney, las primeras ocasiones corrieron a cargo del conjunto local, el Perth Glory. En el minuto cuatro, el omnipresente Davidson se marchó del abucheado lateral Grant con mucha facilidad. Tras esto, el lateral zurdo del Glory dispuso un magnífico centro a la sorpresa en la alineación del Perth, Joel Chianese, el cual no pudo darle la dirección deseada a su cabezazo y éste pasó rozando el palo, aunque no necesitó de la intervención de Redmayne.

Sin embargo, el transcurrir del partido no se correspondió con el inicio del partido, pues hasta el minuto dieciséis no volvió a pasar destacado. En este minuto, una buena jugada realizada en la banda derecha entre Franjic y Diego Castro terminó con un precioso y medido centro del segundo que fue rematado de forma excelente por el central Dulbić, sin embargo, la parada realizada por Redmayne a dicho cabezazo fue aún mejor, siendo esto complicado, por lo tanto, el 0 a 0 no se movió aunque el Glory había tenido dos buenas ocasiones.

Y quién perdona lo acaba pagando, algo que estuvo cerca de pasarle al conjunto local. En el minuto veintisiete, una excelente jugada del conjunto visitante termina con un virtuoso pase de Brosque entre líneas para Zullo el cual, sin controlar el balón, realizó un magnífico pase hacia Adam Le Fondre el cual, tras adelantarse a Spiranovic, su marcador, realizó un remate cruzado ante el que nada pudo hacer Reddy. Sin embargo, tras mostrar la televisión infinidad de repeticiones sobre la posición de Zullo y mostrarse que era correcta, el colegiado, a instancias del VAR, decidió anular la jugada por un más que discutible fuera de juego.

Tras esta controvertida decisión arbitral se iba a llegar al descanso del encuentro. Si la primera parte no había tenido muchas oportunidades y había sido lenta, la segunda parte se pareció al partido de octavos de final del mundial de España contra Rusia, donde los locales tenían la posesión y los visitantes se defendían muy bien con la intención de materializar alguna contra.

En el minuto cincuenta y uno llegó una jugada muy parecida al cabezazo de Dulbić que significó la ocasión más clara de la segunda parte. Tras otra buena jugada de Franjic, aunque esta vez con Chianese, el centro realizado por Franjic y rematado por Diego Castro fue parado de forma aún más espectacular por parte del guardameta visitante, Redmayne.

Posteriormente, en el minuto sesenta y seis, el balón le llegó al lateral izquierdo Davidson que, tras recibir libre de marca, realizó un espectacular centro medido a la cabeza del gallego Diego Castro. Antes de que le llegase el balón, ya sabía lo que iba a realizar. Nada más llegarle el balón, cabeceó intentando buscar uno de los palos, sin embargo, el balón no cogió ni la fuerza ni la dirección deseada, por lo que la intervención de Redmayne fue sencilla.

Tras estas dos intentonas por parte del equipo local de ponerse por delante en el marcador, el partido iba a llegar al final. Aunque el Sydney no realizara ni un solo tiro entre los tres palos, hubo momentos en los que gozó de la posesión aunque no supo que hacer con ella, lo que derivó en que el Glory dispusiese del 58% de la posesión la cual tampoco supo administrar como es debido.

De la prórroga, la única ocasión destacable que se produjo fue en el minuto ciento nueve cuando, una falta sin aparente peligro sacada por el recién ingresado Brimme, casi ingresó dentro del arco sky blue tras un intento de despeje de O’Neill.

Tras los ciento treinta minutos jugados y el cero a cero en el marcador, el tener que decidir la final desde el punto de penalti fue irremediable. Estos se esperaban muy ajustados, pues Reddy lo hizo bastante bien en la tanda ante el Adelaide y Redmayne destacaba por su habilidad para parar penaltis, por lo tanto, la acción estaba asegurada.

Sin embargo, si bien es cierto que Redmayne cumplió con su papel al parara tres de los cuatro penaltis, Reddy no consiguió atajar ninguno de los penaltis. Por parte de los del Glory, Juande fue el único que consiguió anotar. Sin embargo, por parte de los visitantes anotaron Le Fondre, O’Neill, Grant y el definitivo por el iraní Ghoochannejhad.

Ficha del partido :

Perth Glory : Reddy; Dulbić, Spiranovic, Lowry; Franjic (Neville,90′), Kilkenny (Brimmer,105′), Juande, Davidson; Chianese (Keogh,73′), Ikonomidis (Santalab,115′), Diego Castro.

Sydney : Redmayne; Grant, Alex Wilkinson, Calver, Zullo; De Jong (Caceres,78′), Brillante, O’Neill, Ninković; Brosque (Ghoochannejhad,95′), Le Fondre.

Asistencia : 56.371.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .