#GetafeCF || PORTILLO, EL CEREBRO DE LA MEDULAR AZULONA

Nadie escapa del buen hacer que toda la plantilla ha cumplido para poder avivar un sueño que todos necesitaban. Tras una temporada de ensueño, en la que el club azulón volverá a disputar competición europea la próxima temporada, ningún nombre ha permanecido por debajo de las expectativas.

Y hay uno, en concreto, que ha sobrepasado todas las aduanas implantadas al club azulón, como es el caso de Francisco Portillo, un futbolista que desembarcó en un humilde pueblo del sur de Madrid para revertir una indomable situación tras fructificarse el descenso a la segunda división.

Un futbolista que desde su arribo a la capital española se transmutó como un crucial soporte de la columna vertebral de Bordalás. Y aunque esta temporada se haya visto ligeramente desplazado a un rol de revulsivo, el malagueño ha podido dejar patente su huella en el Coliseum una temporada más.

Nadie le puede poner ningún reproche al, posiblemente, futbolista con más calidad de la plantilla. Pura elegancia en bruto, cada vez que pisa el césped deslumbra más a todos a su paso, convertiéndose así en el cerebro de la medular. Con una gran capacidad de lectura y análisis del juego, sabe ubicarse a sí mismo y a todos sus compañeros ‘ad eternum’.

Además, es vital en la transición defensa-ataque, siendo perpetuamente el encargado de prosperar el balón para efectuar las jugadas ofensivas. Con su gran capacidad para desbordar, sumado al gran despliegue físico que derrocha, da paso a la telequinesis de la pelota allá donde él la quiera, aportando claridad e inteligencia al juego; no importan los obstáculos, con su guante en el pie puede redirigir a la perfección el esférico.

Vital también en la basculación del equipo sin pelota, retrasando su posición unos cuantos metros para intervenir en el robo de balón, funciona como volante de salida en una hipotética recuperación de la posesión, y apoya a los centrales para llevar a término un rápido contraataque, ayudándose así de su velocidad.

Además, aguantando al contrario en las acciones de uno contra uno, es muy difícil ganarle la espalda o jugarle al espacio dada su extrema velocidad, coadyuvándose de su infalible posicionamiento que le convierte, en ocasiones, y si así se le necesita, en un cerrojo defensivo.

Sin duda, un perfil muy completo de centrocampista que ha vivido una temporada de ensueño para enmarcar, haciendo soñar a toda la afición volando por Europa. Y todo, en gran parte, gracias al cerebro de la medular: Francisco Portillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .