#Bélgica || EL PROYECTO QUE HA LLEVADO A BÉLGICA A LA CIMA.

Bélgica es, sin lugar a dudas, una de esas ‘selecciones de moda’ en el panorama futbolístico actual. Y es que la selección de Roberto Martínez es actualmente primera en el ránking FIFA y está llamada a ser una de las candidatas para levantar el galardón de la próxima Eurocopa de 2020.

Pero todo este reconomiento que los belgas tienen a nivel de selecciones no podría haber sido posible sin el ”proyecto Bélgica”, ese método que, entre otras cosas, llevó a todo un país y selección a colocarse en el podio internacional en el pasado mundial de Rusia.

Ahora, la pregunta que nos planteamos es: ¿De qué trata exactamente este ‘invento’ que tan buenos resultados está dando en el país?

Echando una pequeña vista hacia atrás, Bélgica logró nada más y nada menos que la medalla de bronce en el pasado mundial disputado en Rusia, siendo dicha posición bastante sorprendente para muchos. Antes, los Diablos Rojos quedaron primeros en un grupo que compartieron con Inglaterra, Panamá y Túnez, consiguiendo 9 puntos de 9 posibles. El camino empezaba bien para los belgas.

En octavos, eliminaron a una fuerte Japón y en cuartos se produjo una de las mayores -si no la mayor- sorpresas de la competición: Bélgica eliminaba a la favorita Brasil tras un partido muy entretenido que finalizaría 2-1 para los de Roberto Martínez. En semifinales, sin embargo, el sueño belga se vio esfumado por un cabezazo de Samuel Umtiti, que daba paso a Francia a jugar la tercera final en su historia. Los centroeuropeos, tras vencer a Inglaterra en la lucha por el bronce, alcanzaban así su mejor clasificación histórica en un mundial.

Foto: @fifaworldcup_es

Se empezaban a recoger los frutos de un proyecto. Una nueva forma de ver el fútbol que para saber sus inicios nos tenemos que remontar al año 2000.

Catástrofe en la Eurocopa 2000.

Bélgica, junto a su país vecino, Países Bajos, fue el organizador de la Eurocopa del año 2000. Los Diablos Rojos estaban encuadrados en un grupo formado por Italia, Suecia y Turquía . En la última jornada y tras ganar el primer partido y perder el segundo, los belgas necesitaban empatar solamente ante el equipo otomano para avanzar de ronda, pero el objetivo se vio fustrado al caer por 0-2 en el Rey Balduino de Bruselas. En las gradas de dicho estadio y en ese fatídico día, se encontraba Michael Sablon, principal protagonista de esta historia.

Michael fue segundo entrenador de Guy Thys durante los mundiales de 1986, 1990 y 1994 y tras el fracaso, se sentó en su escritorio, y con la ayuda del Instituto de Control de Movimiento y Neuroplasticidad, llamó a todos los clubes para obtener imágenes del fútbol base.

Michael Sablon. (Football Association of Singapore)

El ex-entrenador analizó más de 1500 horas de partidos de juveniles, llegando a la conclusión de que los jugadores tocaban muy pocas veces el balón por partido, entre otros tantos errores. Entonces, se decidió propulsar 3 cambios fundamentales que influenciaron a clubes, categorías inferiores de la selección y escuelas deportivas.

Los 3 cambios fundamentales del proyecto

-Utilización del sistema táctico 4-3-3 para todos los equipos que superaran la categoría cadete(entre 14 y 15 años)

-Las categorías alevín (10 y 11 años) e infantil (12 y 13 años) cambiaron radicalmente su reglamento con el objetivo de potenciar la capacidad técnica de los jóvenes. 

-Se instó a las instituciones a aceptar dentro de sus equipos a niños de padres extranjeros. Hasta el proyecto, muy pocos futbolistas con orígenes en otras naciones habían logrado llegar a la selección.

Vincent Kompany, entre otros, es hijo de padres de descendia congoleña . Foto: Michael Regan – FIFA

La Real Federación Belga de Fútbol y el Estado invirtieron mucho dinero en el proyecto, como así también los clubes. En este sentido destacamos al Standard de Lieja, que dedicó un total de 18 millones de euros a la creación de su academia futbolística. Dicha inversión fue recuperada con la venta de Marouane Fellaini al Everton por 19 millones de euros en el año 2008.

Puntos negativos

No todo fue color de rosas en esta nueva ideaque se quería implantar en el país. Entre los principales puntos negativos encontramos lo siguientes:

-Michael Sablon pidió que todo “talento” que  destacase debía subir a la categoría mayor con la intención de potenciar sus cualidades. Sin embargo, en algunos casos, se producía el efecto contrario. 

-El otro conflicto al que se tuvo que enfrentar Bélgica fue convertirse en “exportador”. Ligas como la holandesa, francesa e inglesa se empezaron a interesar en estos jóvenes y rápidamente los sacaron de sus clubes. Por ejemplo, Eden Hazard llegó al Lille con 14 años y Jan Vertonghen fue al Ajax con 16.

Jan Vertonghen en el Ajax. Foto: Gettyimages

-Además, Bélgica pasó a tener un equipo plagado de jóvenes talentos, cosa positiva para el proyecto, pero inexpertos y con una amplia diversidad de orígenes. Algunos ejemplos son lo casos de  Lukaku y Kompany (Congo), Fellaini y Chadli (Marruecos)…

La Bélgica post-proyecto.

Los inicios no fueron los mejores. Robert Waseige, el seleccionador al mando de conjunto belga en la Eurocopa 2000, fue sustituido en el año 2002 por Aimé Anthuenis, que no consiguió clasificar al combinado nacional para la Eurocopa de 2004 y Mundial de 2006. Como consecuencia, la Federación belga optó por René Vandereycken, que tras 30 partidos al cargo de los Diablos Rojos, fracasó en su intento de conseguir un billete para la Eurocopa de 2008 y Mundial de 2010.

Nadie conseguía dar con la tecla y tras Vandereycken, vinieron Franky Vercauteren y Dick Advocaat, que no sumaron ni 15 encuentros en total entre 2009 y 2010. Con Georges Leekens en los banquillos -entre 2010 y 2012 – tampoco se encontró la manera de unir todas las piezas y Bélgica no logró clasificarse a la Eurocopa de 2012.

Llegada de Marc Wilmots.

Como respuesta, desde la federación se decidió apostar por Marc Wilmots, segundo entrenador de Leekens. Marc logró eliminar las barreras del idioma y transmitir a sus chicos su ambición y lucha. Bajo su mandato, los Diablos Rojos mejoraron sus resultados al clasificarse y alcanzar los cuartos de final en el Mundial de Brasil 2014 y llegar a la misma distancia en la Eurocopa de 2016. Por si fuera poco, consiguió llevar a su selección hasta el número uno del ranking FIFA por primera vez en su historia.

Marc Wilmots. (El Heraldo)

Roberto Martínez al mando.

Los números, sin duda, mejoraron, pero el nivel mostrado dentro del terreno de juego no era el deseado por la Federación. Es por eso que se decidió apostar por el español Roberto Martínez, quien entre otros, trajo a su cuerpo técnico al mítico ex-jugador francés, Thierry Henry. La ”mentalidad ganadora, disciplina e intensidad sin balón” son los conceptos que, según el propio entrenador, inculca en el equipo.

Roberto Martínez. (Francois Lenoir / Reuters)

Con el español al mando es donde se ha visto la mejor versión de la selección belga a nivel futbolístico y de resultados. Y es que en 24 disputados, Bélgica tiene un balance de 18 victorias, 5 empates y solamente una derrota, la vivida ante los franceses en el pasado mundial.

Como ya hemos comentado, el momento cumbre de este proyecto ya he llegado y Bélgica actualmente se encuentra en la cresta de la ola a nivel de reconomiento internacional. Su bronce en el pasado mundial y su actual posición en el ránking FIFA así lo abalan y veremos cuánto tiempo esta ‘generación de oro’ belga consigue mantener y/o superar el nivel mostrado hasta el momento.

Con casi total seguridad, no volverá a aparecer un nuevo Eden Hazard, De Bruyne, Courtois… en un país con 11 millones de habitantes. Pero hay bases y un trabajo detrás que, sin duda, ayudarán a que todas aquellas nuevas generaciones que ya asoman cabeza dispongan de un nivel óptimo para competir con las otras potencias mundiales.

Este ambicioso plan ha tenido un impacto brutal tanto a nivel futbolístico como social, ya que ha logrado unir a todo un país, muy diferente culturalmente, para identificarse en un grupo de jugadores. Para celebrar las victorias, se optó por un solo lema en inglés (en Bélgica las lenguas habladas son el francés, flamenco y alemán): ‘We are Belgium‘ (Somos Bélgica).

Información extraída de Undergroundfootball e Infobae.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .